Trabaja como Agente Exclusivo de SegurCaixa Adeslas

Únete

Cómo hacer un buen currículum

A la hora de enfrentarnos a la búsqueda de trabajo, uno de los primeros pasos es saber cómo hacer un currículum vitae para que éste resulte atractivo y sea capaz de mostrar todo lo que ofreces como profesional.

Cuando se elabora un currículum hay que poner el foco en diversos aspectos muy relevantes. En este artículo vamos a presentarte una serie de recomendaciones sobre cómo hacer un CV.

Antes de introducirnos en la materia, también hay que tener en cuenta que, en la actualidad, elaborar el currículum en formato digital es mucho más habitual que hacerlo en formato de papel. En parte, porque nos permite enviarlo por la mayoría de los canales digitales de las empresas: sitio web, redes sociales, correo electrónico…

Consejos para hacer un buen currículum vitae

Para que queden muy claros los consejos para hacer un buen CV, vamos a ver cada uno de ellos en profundidad.

Adaptar el orden de la información en función de la oferta

El orden de la información es un aspecto muy importante. Lo que se sitúe al comienzo del currículum debe ser lo más interesante para el puesto al que quieres acceder. En el caso de optar a un puesto como autónomo, lo más recomendable es destacar tu capacidad de generara contactos y ampliar tu cartera de clientes, tu autonomía y organización del tiempo o tu independencia como profesional, entre otras cosas.

En este punto, también es recomendable resaltar lo más importante mediante, por ejemplo, el uso de negritas.

Formación y experiencia

El grueso del currículum se nutre de estos dos bloques, pero no debemos incluirlos sin ningún sentido. Vamos a ver algunas recomendaciones.

En líneas generales, es más recomendable incluir la experiencia por delante de la formación y hacerlo en orden cronológico inverso, para darle más énfasis a los últimos trabajos realizados. Además, como comentábamos anteriormente, es muy positivo resaltar aquello que es de más interés para el trabajo al que estés aplicando.

Respecto a los trabajos que no tienen relación con la oferta de trabajo, también debes incluirlos. Es más perjudicial dejar espacios en blanco que mostrar trabajos de otra índole.

Sobre la formación, no tienes por qué mostrar toda tu formación. Por ejemplo, si tienes un grado universitario, se sobreentiende que has pasado con éxito por el instituto. Además, todos aquellos cursos, másteres o formación complementaria relacionada con el trabajo al que aplicas será algo ventajoso que debes incluir.

Finalmente, los idiomas son algo que tiene que aparecer si aporta positividad. Es decir, si tienes un nivel básico o muy básico en una lengua extranjera, es más óptimo no reflejarlo porque la sensación que da puede ser contraria a lo que se pretende.

Por otro lado, tu nivel en un idioma se puede mostrar con la palabra ‘básico’, ‘intermedio’ o ’avanzado’, pero lo ideal es seguir el Marco Común Europeo de referencia para las lenguas, utilizando los términos B1, B2, C1, etc.

Un texto claro y sintetizado

Nuestro currículum vitae no debe ser algo muy extenso que sea costoso de leer y comprender. El texto debe ser muy claro y conciso, facilitando la comprensión rápida por parte del lector.

Para conseguirlo, podemos llevar a cabo lo siguiente:

  • Evitar la información superflua o innecesaria
  • Usar un tamaño y una fuente de letra estándar, que no dificulte o incomode la lectura
  • Emplear un lenguaje sencillo y con frases no muy extensas
  • Tratar de limitar la extensión del CV. Una extensión demasiado larga conlleva problemas para leer y comprender todo lo que contiene el documento
  • La concisión y precisión del texto es clave. Un folio es lo ideal y dos debería ser el máximo

Una fuente clara y un tamaño de letra intermedio

La letra que emplees en tu currículum será muy importante porque influenciará en la sensación que tiene el lector. En cuanto a la fuente, debes huir de las llamativas y poco profesionales como puede ser Impact o Comic Sans así como la Times New Roman que es excesivamente común. En su lugar, puedes usar fuentes como Arial, Calibri, Tahoma o Verdana que resultan más profesionales.

El tamaño de la letra suele variar entre 10 y 12 puntos, siempre haciendo un punto más grande los títulos para ayudar a estructurar el texto.

Una estructura más visual del CV

En un currículum queremos mostrar mucho en poco espacio y para ello, las imágenes son perfectas. Por ejemplo, para mostrar habilidades o idiomas puedes usar gráficos que de un simple vistazo muestren tus conocimientos. Otro consejo es que estructures el currículum mediante secciones, columnas, bullet points, colores… que ayuden a organizar la información y hagan más atractivo el contenido.

Los márgenes, la limpieza y claridad del documento también ayudan a la lectura y dan una impresión de organización y profesionalidad que siempre es de interés.

Otros consejos

Ya hemos visto algunos de los puntos clave para elaborar un buen currículum vitae pero, además de ellos, no podemos olvidarnos de lo siguiente:

  • Aportar la información personal de forma clara y visible, principalmente nombre, apellidos, fecha de nacimiento y correo electrónico. Este último debe ser un correo serio y lo más profesional posible.
  • Aporta información relacionada con el puesto de trabajo al que optas, por ejemplo, tu cartera de clientes o tu capacidad para captarlos.
  • Incluir una fotografía propia es recomendable en cuanto a que se puede poner cara al perfil profesional. No es obligatorio, pero sí suele ser positivo.
  • Si es un currículum digital, opta por el formato en PDF para evitar problemas con el reconocimiento de la letra o el formato en otros dispositivos.
  • Revisa el CV para no enviarlo con faltas de ortografía
  • Añade una breve carta de presentación que aporte valor a lo expuesto en el CV, mostrando tus actitudes y sin repetir lo mismo que en el currículum.

En definitiva, cómo hacer un buen currículum no es algo simple, sino que hay que dedicarle tiempo, porque recuerda que este CV será tu presentación ante la persona o personas que pueden contratarte y, en consecuencia, tiene que estar muy bien preparado.