Trabaja como Agente Exclusivo de SegurCaixa Adeslas

Únete

Cómo triunfar como agente de seguros

Ser agente de seguro es una de las profesiones más satisfactorias que existen. No obstante, no es lo mismo simplemente trabajar que ser el mejor. Si tienes ambición, quieres progresar y vivir experiencias asombrosas sigue estos consejos y no te frenes en alcanzar tus metas.

¿Por qué vale la pena ser agente de seguro?

La mayoría de las personas pensaran que ser agente de seguro es una actividad pasajera, aburrido y mal pagado.

Nada más lejos de la realidad. De hecho, los agentes de seguro presentan unos índices de satisfacción por encima de la media, y eso se debe a que son capaces de plantearse su propio horario, no tienen jefes, pueden compaginar perfectamente su vida laboral con la familiar, tiene una vida social interesante, un plan de carrera a futuro y una excelente remuneración.

Si quieres conocer más sobre las ventajas sobre ser un agente de seguro, despójate de los mitos de esta profesión.

Si además te interesa ser el mejor, te conviene seguir los siguientes tips.

1.- Plantéate cual es tu objetivo

Hay que tener claro a dónde quieres llegar, porque ir sin rumbo fijo te hará perder increíbles oportunidades que te podrían catapultar muy alto. Lo mejor es que te plantees cuanto antes qué quieres lograr, y analizar si tu meta es alcanzable, realista y medible.

Además, para que el camino no se haga muy largo, céntrate en metas pequeñas y fáciles de conseguir. Si vas alcanzando los objetivos, te motivas cada vez más, trabajas con más ilusión y consigues más objetivos. Es un ciclo positivo.

Otro punto a tener en cuenta son los tiempos límites para lograr las metas. Un poco de estrés siempre ayuda a ser más eficiente.

2.- Aprende de tus errores

No importa cuánto tiempo lleves siendo agente de seguros, cometerás errores. Y deberíamos agradecerlos, ya que, aunque no nos gusten, nos enseñan mucho más que las experiencias positivas.

Así que cuando cometas uno, en vez de ignorarlo reflexiona sobre qué harías para no volverlo a cometer y como podrías mejorar.

3.- Fórmate

Para seguir creciendo no solo basta con corregir los errores, también es necesario aprender y actualizarse. Hay que saber de ventas, psicología, marketing, nuevas tecnologías y todo lo que nos podamos imaginar para poder transmitir nuestros servicios de la forma más eficiente posible. Para ello no hay que pagar un máster, a veces es más recomendable hacer pequeños cursos que podamos compaginar con el trabajo. En este aspecto, SegurCaixa es la mejor opción, ya que cuando trabajas junto a ellos, recibes formación continuamente.

4.- Júntate con gente que te impulse

Los contactos son fundamentales en esta profesión, créate una buena cartera de clientes que te puedan recomendar a más personas que necesiten tu ayuda, y crecerás. También ve a reuniones de networking. Darte a conocer en un networking es una excelente idea, para motivarte.

Además, sería interesante que también conocieras personas de distintos perfiles, que tengan proyectos ilusionantes, ya que gracias a interactuar con ellos obtendrás nuevos conocimientos que seguro te servirán en tu trabajo.

5.- Disfruta lo verde del camino

Cumplir las metas se traduce en mucha alegría, es un momento muy dulce. Pero los objetivos duran solo un momento, te tardas más llegando a la meta que disfrutándola y durante ese camino has aprendido, has cometido errores, has tenido buenas y malas experiencias y has conocido a nuevas personas. Resumiendo: has crecido laboralmente.

Por otro lado, una meta no es el final sino un momento más en el camino. Después de lograr una meta vendrán más y más. Por ello, no deberías frustrarte si no consigues tus objetivos a la primera, y más bien enfocarte en todo lo que has hecho ese día.

¿Qué te han parecido estos consejos? ¿Te han convencido? Si quieres saber más de nuestras propuestas trabaja con nosotros.