Trabaja como Agente Exclusivo de SegurCaixa Adeslas

Únete

Electrodomésticos, ¿los cubre el seguro de hogar?

¿Has pensado que harás cuando se dañen tus electrodomésticos? ¿Tienes seguro de hogar? Averigua si estás asegurado en el siguiente artículo.

No pensamos en ello, pero los electrodomésticos son los aparatos que más usamos. Nos facilitan enormemente la vida, por lo que cuando se dañan, crean mucha incomodidad. Sin contar con el desembolso económico que conllevara su reparación o cambio.

Muchas veces estos daños se producen por subidas de tensión o desperfectos en los que no tuvimos que ver y por los que no tendríamos que pagar.

Por ello, antes de tomar una decisión consulta si tu seguro de hogar te lo cubre.

¿Qué es un seguro de hogar?

Como su nombre indica, un seguro de hogar es un contrato por el que cubres los daños de tu vivienda y los bienes que se encuentran en ella ante una variedad de riesgos. Estos riesgos pueden aparecer por desperfectos. Los seguros también cubren en el caso de que estos desperfectos ocasionen daños a un tercero, como un vecino.

Dada la importancia de los electrodomésticos en el funcionamiento del hogar, todas las aseguradoras los respaldan, lo que cambia es qué exactamente cubren y en cuáles condiciones.

Los electrodomésticos en el seguro

Cada póliza tiene sus condiciones. Algunas cubrirán los daños mínimos al continente de la vivienda, mientras que otras tendrán amplias garantías para el contenido.

El continente se entiende como todos los elementos de una casa pero que no se puedan extraer de ella, como partes de la construcción. Mientras que el contenido incluye los bienes y enseres de una casa tanto en el interior (muebles) como las dependencias anexas a la vivienda en el exterior (garaje y trastero) y que pertenezcan al asegurado. De todas maneras, hay que leer la letra pequeña con atención porque normalmente objetos de gran valor como joyas o aparatos informáticos están excluidos del seguro.

También podría haber cláusulas que limitaran la cobertura de los electrodomésticos. Hay que prestar especialmente atención a si se cubren los daños del frigorífico, ya que es uno de los siniestros más habituales.

Lo importante

Antes de contratar un seguro no basta que los electrodomésticos estén cubiertos, también importa el cómo. El seguro del hogar puede presentar limitaciones en cuanto al tipo de avería, daño, marca o antigüedad.

Primero, en lo que se refiere a avería, las pólizas suelen responder a cualquier daño que sea de origen eléctrico como los producidos por tormentas, cortes eléctricos o subidas de tensión. El problema empieza cuando el origen del siniestro no es eléctrico que, por lo general, no lo cubren.

Además, aunque se ha dicho que los seguros de hogar cubren los electrodomésticos, la realidad es que suele ser solo el frigorífico, la lavadora, el lavavajillas y la televisión. Algunos también cubren la cocina (sea de gas, inducción o vitro), la campana extractora, el horno, el microondas, la secadora y el congelador.

Es común que en el contrato se especifique que únicamente se repararan los aparatos de marca blanca.

Otra posible limitación tiene que ver con la antigüedad del aparato. Puede que el seguro cubra ampliamente los electrodomésticas, pero en la práctica no ocurra porque los aparatos sobrepasen los 10 años, por lo que se considera que es vulnerable y, más importante, ya cumplió su vida útil y no procede repararlo. Hay algunas compañías que el límite de antigüedad es incluso menor.

Otras consideraciones

Normalmente se busca la reparación del aparato, pero, en el caso de optar por una indemnización, nunca será mayor que su valor venal: su precio en el mercado segunda mano.

Otra contingencia que se suele incluir, pero no se recuerda, es la rotura de lunas, espejos, vidrios y cristales; comunes en las placas de vitrocerámica o las placas de la nevera. También se incluye el mármol, loza o granito y los muebles hechos con metacrilato.

Por último, el deterioro de alimentos puede estar cubierto si el frigorífico deja de funcionar por una avería o por un apagón eléctrico. En estos casos cada seguro cuenta con un nivel distinto de indemnización, pero hay que saber que se presenta como un seguro diferente: alimentos refrigerados.