Trabaja como Agente Exclusivo de SegurCaixa Adeslas

Únete

Funciones de un agente comercial de seguros

Una de las profesiones al alza en los últimos años es la de agente comercial, una de las carreras más demandadas por su conciliación familiar, autonomía, independencia e ingresos.

Un agente comercial es una persona que representa a una marca o empresa y que, al mismo tiempo, ejerce como intermediario entre la empresa que representa y el comprador. La relación entre ambos es económica, ya que se establece a través de una presentación, negociación y venta de un producto.

No cualquier persona puede ser un agente comercial, se necesita una serie de requisitos y habilidades para tener éxito, entre ellas, estar colegiado.

Una vez ya has sido dado de alta como agente comercial de seguros es hora de empezar a trabajar

¿Qué es lo que hace un agente comercial de seguros?

Muchas personas piensan que un agente comercial solo tiene que vender. Esta es una visión simplista, ya que, aunque gran parte de la labor consiste en eso, para llegar a ese punto hay que realizar antes una serie de acciones.

Con la llegada de la era digital, muchos de los canales por los que se comunicaban con sus clientes han cambiado. No obstante, la esencia del trabajo sigue siendo la misma. 

Lo primero que debe hacer un agente comercial es estudiar el producto que va a vender, ya que solo así podrá saber qué función cumple y a quien va dirigido. Además, si lo comprende en su totalidad, le será más fácil explicarlo a los potenciales clientes, lo que aumentará sus ventas.

Lo siguiente es estudiar la situación del mercado en el que se encuentra. De este modo, se podrán trazar los objetivos de manera más realista y así el agente comercial tendrá un parámetro para saber si está realizando correctamente su trabajo.

Una vez definidos los objetivos hay que buscar a los clientes que quieran comprar el producto. No basta con saber que es un producto adecuado para un determinado rango de edad, se deben conocer sus hábitos de consumo, sus preferencias, su poder adquisitivo, sus valores y, en definitiva, cualquier dato que nos pueda ayudar a averiguar cómo piensan.

En el tercer paso ya entramos directamente con la venta, es decir, presentarlo y ofrecérselos a los clientes. Para ello, se tiene que contar con un conocimiento profundo del producto y empatizar con las necesidades del cliente. Si conseguimos hacer las dos cosas podremos satisfacer los requerimientos de los compradores con nuestro producto, y por tanto, lograr una venta satisfactoria para ambas partes. Una forma de conseguirlo es a través de la negociación.

Finalmente, si hemos llegado a esta parte de la venta, lo que queda es cerrarla. Es recomendable que el agente comercial esté disponible en esta etapa, así los clientes tendrán más confianza y se podrá guardar un valioso contacto.

Otra función muy importante, beneficiosa y que mucha gente olvida es la de fidelizar. Se trata de una tarea que se puede compaginar con las demás y consiste en que una vez que se ha logrado la venta, se continúa con un seguimiento a los clientes para saber si están satisfechos con el producto, para responder sus dudas y solucionar cualquier problema asociado a la venta: en definitiva, estar ahí para ellos.

¿Esto para que sirve? 

Si los clientes están contentos con el trato y el producto serán los embajadores perfectos de tu marca, lo que aumentará los contactos y las ventas en un futuro próximo.

Por último, pero no menos importante, un agente comercial tiene que cuidar su imagen, dado es el primer contacto del cliente con la empresa. La imagen incluye una buena presencia, un aspecto pulcro, acorde con los colores corporativo, así como una forma de hablar y un discurso acorde a los valores empresariales. 

Trabaja como agente de seguros

¿Qué tal? ¿Has descubierto que te apasiona ayudar a los demás? ¿Te interesa el área de seguros? Si es así trabaja como comercial de seguros con nosotros.

Si ya eres comercial y estás buscando como mejorar te recomendamos estos consejos sobre como triunfar como agente de seguros